Recuperar la palabra del Pacífico para conservar los bosques

Solo hay que ir al Pacífico colombiano para saber que las historias suenan por todos lados… en ritmos de tambores, en cantos o en forma de décimas. Pero son pocos los relatos escritos: “es increíble que el país con toda la población afro que tiene, tenga tan pocos referentes de intelectuales negros… y ésta era una oportunidad para encontrar esos intelectuales en esta región”, dice Juan Cárdenas del Instituto Caro y Cuervo, que acompañó al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y al Fondo Acción en el diseño y desarrollo de un diplomado de escritura creativa. Hoy se presentó el producto de este diplomado, un Maletín de Relatos Pacíficos que inicia un recorrido por el país, viajando por Consejos Comunitarios, Casas de la Cultura, Bibliotecas Públicas y otros espacios para que la gente conozca esas historias cuyo propósito es dar la palabra a las comunidades que viven de los bosques y en los bosques de manera sostenible, para que le cuenten a los demás cómo lo hacen.

Este diplomado fue una apuesta por romper esquemas, “las aulas eran la selva”, dice Elizabeth Valenzuela, coordinadora de cambio climático del Fondo Acción, y ahí se inspiraban los escritores luego de hacer caminatas y de conversar con los pobladores de los municipios que se visitaron. Durmieron en las camas de la comunidad que los acogió, escribieron sus relatos y hoy compartieron su experiencia con funcionarios del Ministerio de Ambiente y el público. “Si ahora me preguntan qué es el Maletín, yo digo que es un instrumento que sirve para muchas cosas. Para pintar, para escuchar.... incluso se puede comer porque si leen los relatos, seguro les van a dar ganas de comer lo que cuentan ahí”, expresó Mario Dulcey, autor de “La Peste”, una de las historias del Maletín. “Cuando me llamaron al diplomado pensé que era un diplomado más. Pero no, ¡eso fue una inmersión total de investigación, de conocimiento sobre los bosques y la gente!”, cuenta Alicia Castillo, también participante del diplomado.

Esta, al igual que otras acciones, se suma a la Estrategia Nacional de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los bosques, REDD+, liderada por el Ministerio de Medio Ambiente con el apoyo del Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques a través del Fondo Acción, así como los programas de ONU REDD y GIZ.